OTRA CAMPAÑA DE LA CÍA CONTRA CUBA

En los últimos meses la Agencia Central de Inteligencia, bajo la orientación de la oficina del Director Nacional de Inteligencia, ha iniciado una operación encaminada a erosionar la imagen de la diplomacia cubana. Este plan, organizado por Thimoty Langford, el Administrador de la Misión Cuba y Venezuela en la cúpula de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos, tiene como objetivo tratar de recuperar el prestigio de las agencias de la Comunidad.
En los primeros días del mes de marzo, preocupado por este asunto, Donald Kerr, alto funcionario de la oficina del Director Nacional de Inteligencia, expresó durante una cena patrocinada por la Alianza de Inteligencia y Seguridad Nacional… “en la Comunidad de Inteligencia no estamos ganando los corazones y las mentes (de los estadounidenses). Ni siquiera lo estamos intentando. Y eso es lo que más me preocupa”
También Michael Hayden, Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), mostró preocupación sobre la pérdida de prestigio de la agencia cuando en días pasados acusó a la prensa de arrastrar “todo lo que hace la CIA a la esquina más sombría y tenebrosa del cuarto”.
En su afán por ganar prestigio y mostrarle al contribuyente estadounidense que los miles de millones de dólares que se gastan anualmente por las agencias de los servicios especiales norteamericanos están bien empleados, se han iniciado acciones que ayuden a crear cierta confianza en las mismas.
Estas acciones, que forman parte del Plan de Operaciones Encubiertas contra Cuba, se han organizado utilizando información desactualizada ofrecida por traidorzuelos a la que se le agrega una buena parte de invención para hacerla más importante y creíble. Para difundir estas se utilizan “canales de propaganda sucia” que están más que reconocidos como colaboradores de la CIA, como Chris Simmons y Wilfredo Cancio Isla, para nombrar los que recientemente se han prestado a colaborar en este sentido. Regularmente el libelo utilizado para esta operación encubierta es el Miami Herald y también el Nuevo Herald.
Pudiéramos señalar que la campaña salió a la luz pública el 28 de diciembre del 2007 con un articulo de Chris Simmons publicado en el Miami Herald titulado “Espía de la vieja guardia al frente de la Sección de Intereses” (Old Guard spy heads Interests Section) en el cual se “denuncia” la supuesta vinculación con el servicio de inteligencia cubano del Embajador Jorge Bolaños, actual Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.
El Embajador Bolaños tiene una extensa hoja de servicios diplomáticos, acreditado ante un buen número de países, ha representado a Cuba en múltiples actividades internacionales, además de haber ocupado el cargo de Vice Ministro Primero del Ministerio de Relaciones Exteriores. Los elementos que se exponen para tratar de probar la vinculación de Bolaños con la seguridad cubana no pasan de ser suposiciones y elementos circunstanciales que se tratan de concatenar con poco éxito, sin que exista nada objetivo o probatorio de su pertenencia a la Inteligencia Cubana o cualquier otro servicio especial cubano.
Como antecedente a esta campaña, o quizás una de las primeras acciones de la misma, pudiéramos citar el artículo que el propio Chris Simmons escribió para el Miami Herald el primero de noviembre del 2007. Este articulo lo titulo “Peligrosa relación entre Cuba e Irán (Dangerous Cuba-Irán kinship) en el que se trataba de revelar vínculos de cooperación entre los servicios de inteligencia de ambos países.
En el mencionado artículo se señala que estos vínculos y relaciones de otro tipo están siendo dirigidos desde el año 2006 por el compañero Ricardo Cabrisas Ruiz, al que se acusa de ser un oficial de carrera del servicio de inteligencia cubano. El compañero Cabrisas, conocido internacionalmente, por más de 20 años fungió como Ministro de Comercio Exterior y posteriormente, hasta la actualidad, como Ministro dentro del gobierno de Cuba. Sus funciones y responsabilidades requieren una total entrega a los cargos que ha ocupado, lo que quita todo fundamento a las acusaciones de Simmons.
El otro artículo de la serie, también de Chris Simmons e igualmente publicado en el Miami Herald se titula “Cuando los espías se convierten en diplomáticos” ( When spies become diplomats). Este fue publicado el 11 de marzo del 2008. Aquí el campo se amplia hacia otros compañeros diplomáticos, en este caso la acusación se inicia contra Felix Wilson y José Imperatori, ambos funcionarios cubanos que estuvieron acreditados ante la Sección de Intereses de Cuba en Washington.
En cuanto a Wilson, este es ampliamente conocido entre diplomáticos de distintos países, principalmente de África, en los que ha estado acreditado varias veces durante su carrera diplomática, que en estos momentos culmina como Embajador de Cuba.
La acusación contra Imperatori pudiera entenderse como una critica dirigida contra el FBI. Estando acreditado en Washington, Imperatori fue acusado de espionaje, por lo que fue detenido por el FBI a pesar de tener inmunidad diplomática. Ante la injusta acusación y la violación por parte de Estados Unidos de la Convención de Ginebra, el compañero Imperatori renunció a su inmunidad diplomática y exigió a las autoridades norteamericanas que lo sometieran a juicio donde debían probar los cargos de espionaje que se formularon en su contra. Pudiendo haber juzgado a un espía, si este lo fuera, el gobierno norteamericano envió a Imperatori hacia Canadá, desde donde viajó a la Habana.
Aquí se probó fehacientemente que no existía prueba alguna que sustentara la acusación realizada. ¿Por qué ahora Chris Simmons lo menciona en su artículo sensacionalista?. Al parecer los que le dieron la orden de publicar esto no le explicaron totalmente las circunstancias de la detención de Imperatori, lo que daña su credibilidad como periodista y lo ratifica como “canal de propaganda sucia” al que ahora se le puede añadir “de baja profesionalidad”.
En el propio articulo, este “canal de propaganda sucia” menciona al Embajador de Cuba ante el Reino Unido, Rene Mujica Cantelar. Si hacemos un ligero analisis de la información que el propio Simmons plantea sobre el compañero Mujica, podemos establecer que desde 1977 el mismo ha estado acreditado en diferentes países durante su carrera diplomática, que desde 1996 fue promovido a Embajador y que además ocupó distintos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Resumiendo, 31 años de carrera diplomática y 12 de Embajador.
En el artículo se plantea que durante sus años de diplomático “ha trabajado por mejorar las relaciones entre Cuba y los países europeos, aunque con el temor que Estados Unidos interfiera en dicha mejoría, en especial algunos países pro norteamericanos que pudieran adoptar una posición de línea dura hacia Cuba”…..”Desde que fue nombrado en Londres, Mujica ha tratado de lograr el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Cuba y el Reino Unido. Es un fuerte crítico de las medidas tomadas por la administración Bush en contra de Cuba”.
Es interesante que en ninguno de los casos señalados se exponga información que vincule, directa o indirectamente a los compañeros con alguna operación de inteligencia o acción propia de los servicios especiales cubanos. Ninguno de los traidorzuelos que menciona Simmons, o la CIA que es quien los dirige, es capaz de ofrecer información de esta índole. Cuando se habla de nuestros Embajadores y de las actividades que realizan,se mencionan las propias de un diplomático que representa a su país y que trata de fortalecer las relaciones entre el mismo y el país donde ha sido designado.
La ultima acción relacionada con este tipo de actividad, contenida en el Plan de Operaciones Especiales contra Cuba, le fue asignada a Wilfredo Cancio Isla y publicada en el Nuevo Herald el 12 de marzo del 2008. Este articulo se titula “Ex agente dice que Pablo Escobar viajó a Cuba”. Esta acción complementa los intereses de dos agencias de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Administración para la Penalización de la Droga (DEA).
La introducción del articulo periodístico está plagada de información falsa, pues se plantea que el narcotraficante colombiano Pablo Escobar estuvo en Cuba, lo cual no es cierto y se especifica que eso lo dice un ex oficial de inteligencia, cuando la fuente principal del artículo, Daniel Abierno y Govin, perteneció a la Policía Nacional Revolucionaria, no a la Inteligencia cubana
En el propio articulo se pone en duda lo asegurado por Abierno, citando a una fuente autorizada para hablar de los viajes de Escobar, su lugarteniente John Jairo Velázquez, alias “Popelle”, el que dijo que” hasta donde el sabía, Escobar nunca había ido a Cuba.”
Las declaraciones de Abierto, que aparece en el artículo con tres cargos distintos dentro del Ministerio del Interior, Oficial de Inteligencia, Primer Teniente del Ministerio del Interior y miembro de la Seguridad del Estado como verificador de solicitudes al MININT, no solamente van dirigidas a tratar de involucrar a Cuba en el tráfico de drogas, sino además a denunciar a su hermano Bienvenido y a su sobrino Luis Felipe a quienes califica de Oficiales de la Inteligencia cubana, sin dar elemento alguno que permita asegurar esto. Al parecer, como no tenía a nadie a quien denunciar, se dedicó a hacerlo con la familia.
Como parte de sus declaraciones, el “agudo oficial” denunció a dos personas que según él son agentes de la Seguridad del Estado cubana infiltradas en Estados Unidos, las cuales ha podido descubrir a pesar del poco tiempo que lleva en la Florida. Según se establece en el artículo, Abierno planteó que “la CIA no parece interesada ya en estas cosas, porque considera que puede crear un problema político entre ambos países”, es decir, que ¡la CIA no quiere provocar problemas políticos entre Cuba y Estados Unidos! (Una crítica para el FBI y otra para la CIA)
Seguramente en las próximas semanas seguirán apareciendo acciones de esta índole, no creo que la CIA deje de hacerlas a pesar de la ineficacia de las mismas. En definitiva, algo tienen que hacer. Todavía les queda una buena parte del presupuesto de la operación sin gastar y muchos diplomáticos cubanos que pueden “denunciar”.
Fuente: Néstor García Iturbe http://www.cubasocialista.cu/texto/000987cuba.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s