La ¨mala imagen¨ de Bolivia y no estar de rodillas

Norelys Morales Aguilera

El gobierno de Estados Unidos, que ya indicó represalias, por boca de su embajador expulsado de la paz, Philip Goldberg, intenta presentar la situación de Bolivia como responsabilidad del presidente Evo Morales, electo y ratificado en referéndum reciente por la abrumadora mayoría de su país.

The Washington Post editorializa acusando al presidente de Bolivia, de conducir a su país hacia “la desintegración o a la guerra civil”. El rotativo indicó que Morales intenta importar “el modelo de socialismo autoritario de (el presidente de Venezuela) Hugo Chávez” – de paso el ¨malvado¨ Chávez- lo que, agregó, “ha polarizado al país en facciones geográficas y étnicas, y lo ha puesto en riesgo de desintegración o guerra civil”.

“En lugar de buscar un compromiso, Morales ha intensificado sus esfuerzos por concentrar el poder en sus manos y por dar privilegios a las comunidades indígenas del altiplano a costa del resto del país”, agregó el artículo.

Santa Cruz, una de las cinco provincias que han rechazado la política de Morales, “está ahora ocupada por el ejército y bajo la ley marcial después de unos disturbios en los que murieron por lo menos 30 personas en días recientes”, agregó el diario.

“Los militantes de ambos bandos han recurrido a la fuerza”, apuntó el editorial, que asegura que “Morales sigue siendo, no obstante, el principal provocador en Bolivia”.

El diario de la capital estadounidense señaló que la cumbre celebrada el lunes entre los presidentes de los países de Sudamérica, en Santiago de Chile, “buscaba echar los cimientos de un arreglo negociado”.

Pero “para que ello ocurra -agregó-, Morales tendrá que aceptar que no puede imponer su programa en la mitad oriental de Bolivia y que debe moverse hacia un compromiso constitucional que ya antes rechazó”.

Asimismo, según el Post, el Gobierno y el Congreso de Estados Unidos “deberían vincular las concesiones comerciales (a Bolivia) a un acuerdo entre Morales y la oposición que ponga fin al uso de la fuerza por ambas partes y que preserve una democracia liberal”.

Pero, es que el gobierno de Estados Unidos lo que hoy puede hacer en América Latina es atizar los odios de la colonización de siglos, la misma que se cuestionaba en la España del catolicismo feudal, si los indios tenían alma. Pues, sí que la tienen y molesta mucho a los racistas que los indios defiendan sus derechos en sus propias tierras. Aunque la historia acumula un caudal en la región que ya no lleva solo a los indios.

Resulta asombroso si se piensa solo en la época de la Guerra Fría y apunta a nuevos tiempos, que nada más y nada menos, que la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, presidiera en la mismísima Moneda la reunión de la Unasur donde varios países del continente a nivel presidencial se sentaron a la mesa de negociación para defender la democracia y la institucionalidad en la nación andina.

Además de Bachelet y Morales, a la cita en el palacio presidencial en la capital chilena asistieron los mandatarios de Brasil, Argentina, Venezuela, Colombia, Ecuador, Uruguay y Paraguay, junto al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Los presidentes y representantes de doce países en total no fueron unánimes en todos los enfoques pero, lo importante es que, tras seis horas de reunión, ha aprobado una declaración de nueve puntos que respalda al Gobierno de Morales. También han decidido crear una comisión que investigue las muertes violentas.

Tal acuerdo evidencia que los latinoamericanos pueden resolver sus asuntos sin Washington presente. Al mismo tiempo, años atrás, solo Cuba se habría atrevido en estas tierras a expulsar un embajador yanqui.

Según la opinión del cronista Roberto Bardini de Milenio.com los estrategas del Departamento de Estado se esmeraron en modelar una mala imagen internacional de Bolivia. La propia Condoleezza Rice decidió que Evo Morales había pasado a integrar el “eje del mal” junto con Fidel Castro y Hugo Chávez. Las consecuencias están a la vista en Chile: no se trata de una “rebelión antiimperialista en América Latina” sino de algo más simple, llamado autodeterminación.

Así vio una agencia noticiosa la llegada de los Presidentes.

Los jefes de Estado sudamericano atravesaron el Patio de los Cañones por una alfombra roja hasta el Salón Montt-Varas de La Moneda.

La Cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) comenzó con la asistencia de nueve mandatarios de la región y altos representantes para analizar la grave crisis político-social que afecta a Bolivia.

La mandataria chilena Michelle Bachelet, quien convocó a la cita el pasado fin de semana, recibió en el presidencial Palacio de La Moneda a los gobernantes de los países que integran el mecanismo sudamericano.

Tras recibir los honores de la guardia policial de la sede del gobierno chileno, los jefes de Estado atravesaron el Patio de los Cañones por una alfombra roja hasta el Salón Montt-Varas de La Moneda, donde se realizará la cita presidencial a puertas cerradas.

Los organizadores de la reunión colocaron en ese salón una mesa cuadrada y, tras la testera donde se ubicará Bachelet junto a otros presidentes, sólo fueron ubicadas las banderas de los 12 países que integran la Unasur.

Los mandatarios y altos representantes de las naciones sudamericanas analizarán en las próximas horas una salida a la crisis interna que vive Bolivia, cuyo presidente, Evo Morales, dijo ser víctima de un golpe de Estado de carácter “cívico-prefectural”.

Los gobernantes permanecerán por un tiempo indeterminado sesionando al interior del Salón Montt-Varas, tras lo cual ofrecerán una rueda de prensa en el Patio de las Camelias de la sede de gobierno, donde además se leerá una declaración conjunta.

A la cita asisten todos los gobernantes sudamericanos, excepto el presidente Perú, Alan García, que está representado por su canciller José Antonio García Belaúnde, y los mandatarios de Surinam, Ronald Venetiaan, y de Guyana, Bharrat Jagdeo.

Hasta la Plaza de la Constitución, ubicada frente a La Moneda, llegó un grupo de adherentes del presidente Morales para apoyar al gobernante con frases como “Evo, amigo, el pueblo está contigo”.

Morales fue recibido con aplausos y vítores por parte de decenas de personas que llegaron hasta el frente del palacio de gobierno chileno, situación que se repitió con el arribo del jefe de Estado venezolano Hugo Chávez. NOTIMEX

4 pensamientos en “La ¨mala imagen¨ de Bolivia y no estar de rodillas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. que verguenza estos gringos.Hoy a la noche posteo esta editorial, yo tambien la habia leido.Al menos en San Fransisco son un poco mas objetivos.Puse unos videos en mi blog. Ayer en Buenos Aires 150 mil personas marcharon junto a las las organizaciones gremiales , de DDHH y la Comunidad Boliviana , para entregar un petitorio de solidaridad n la Emabjada Boliviana.
    Nos la perdimos Nory.Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s