Tres estatuas del Che en Santa Clara

El Che con un niño en brazos.


El escultor vasco Casto Solano, avecindado en Vitoria, fue descubierto profesionalmente en Bilbao hace algunos años, con ocasión de una exposición de temática taurina celebrada durante las fiestas de Semana Grande, y desde entonces su prestigio ha ido en aumento, siendo actualmente, a pesar de su juventud, uno de los artistas vascos de mayor proyección internacional. Tras el éxito alcanzado en con la muestra de sus esculturas en la Expo de Sevilla de 1992, el prestigio de Solano se acrecentó al tiempo que aumentó la cotización de sus obras y los encargos, según EFE
Una de sus esculturas en bronce, de algo más de media tonelada de peso y que representa al Che Guevara con un niño en los brazos, fue donada a la ciudad cubana de Santa Clara, donde se encuentra ubicada en frente a lo que fuera el edifico de Obras Públicas y uno de los puestos de mando del Che para la toma de dicha ciudad. Hoy esa edificación es la sede del Comité Provincial del Partido Comunista. Por el lugar se ven desfilar personas que observan los detalles de la obra y la impresionante plasmación de la figura humana del guerrillero emblemático.
El escritor boliviano Ramón Rocha Monroy, describe la pieza como una extraordinaria escultura que en actitud de bajar la escalinata llevando un niño desnudo en el brazo izquierdo.
Pocas veces he visto escultura en bronce más expresiva, -escribió- porque el artista vasco, puso especial interés en el rostro y la expresión, de tal suerte que parece un personaje cotidiano, de ésos que uno se encuentra cada vez que sube o baja una escalinata.
La estatua tiene algo más que la estatura normal de un hombre, y si uno la observa en detalle, comienza a percibir la iconografía alusiva a la vida del personaje. En efecto, detalles de su vida están diseminados por el conjunto de la figura.
Por ejemplo, en los bucles hay colgada una hamaca en la cual el Che descansa. Sobre la jineta del hombro izquierdo, hay un niño desnudo montando un chivo. El niño desnudo tiene un juguete alusivo en la mano izquierda. En el costado derecho, sitio por donde le penetró una de las balas que dio fin con su vida, hay una mujer joven en una ventana, en actitud de espera. A la altura del corazón, hay otro motivo similar. En la hebilla del cinturón de campaña hay una manifestación popular que lleva una pancarta. La mano derecha sostiene un habano y por los pliegues del pantalón trema una motocicleta con dos tripulantes, detalle alusivo al mítico viaje del Che por Sudamérica.
Es una obra de gran fuerza expresiva y movimiento, una verdadera cumbre de la escultura figurativa. Lo que no me explico es que no encuentro ninguna referencia a esta pieza, no obstante que, a 40 años de su muerte, abundan las fotografías e imágenes del Che en todo el mundo.


La otra imagen del Che en estatua es la donada por el Museo de Alta Gracia, Córdoba, Argentina, a la ciudad de Santa Clara, que se halla en el emblemático mausoleo que guarda sus restos y la gran plaza del sitio. Junto al original vemos a Fidel Castro en Argentina, en su última aparición pública fuera de la Isla y al Comandante Hugo Chávez.


En uno de los detalles nicho con los restos del Che dentro del Mausoleo
La escultura de José Delarra.

11 pensamientos en “Tres estatuas del Che en Santa Clara

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Norelys: ahora tenemos una estatua en Bronce muy linda en Rosario, ciudad natal del Che. Y otra muy linda e impactante es la que está en la Higuera, donde pude estar hace unos años. Te la voy a mandar en foto, así de paso me conocés la cara a mi y a otro de los que viajaremos a tu país.
    Saludos

    Me gusta

  3. Sí, muy bien y además tenemos otra en Oleiros y en otros países, pero quise enseñarles las de la ciudad que Che libero con 300 hombres y toda Santa Clara que se despertó para verlo, parafraseando la canción de Carlos Puebla.

    Sin embargo, la estatua mayor, viviente y actuante, es la que quisieron desaparecer con su figura y con los constantes ataques de que todavía es blanco. ¡Que cabalga, sí que cabalga con la espada de Bolívar! ¡Y no lo van a impedir!.

    Manda las fotos Mariano. Gracias

    Me gusta

  4. Hola Norelys, ahí estás, tocándome la nostalgia. Nací en Santa Clara, es mi ciudad, la mía!!!, aunque La Habana a estas alturas también ha sembrado huellas en casi 10 años de convivencia. Aún así, al menos una vez cada 12 meses, tengo que regresar y experimentar la sensación de entrar a la ciudad mirando al Che que se levanta en la plaza, siempre me sobrecoge ese instante. Al memorial he ido muchas veces y cada una es una nueva experiencia que se aprieta en el pecho. Gracias por hacerme viajar a mis raíces de “otra” manera, por “arrancarme” muy oportunamente la identidad con esas fotos que son la presencia allá y aquí y en todas partes del Che…

    Me gusta

  5. Pingback: Trackback

  6. Lolitovc

    Mucho me alegra que hayas disfrutado el viaje imaginario. Entre pilongas está la cosa. La villa de Marta y del Che es también mi hilo… iba a poner a este blog Pilonga, pero nadie entendería y me fui por la frase beisbolera. Este año ganamos con Martín Saura. Naranjita la pelota, chica. No me pierdo un juego. Te voy a escribir porque andaré por La Habana en estos días.

    Me gusta

  7. hola Norelys,
    quelindo poder ver así sea solamente en fotos,esas estatuas.
    maravillosas desde la misma Cuba.
    todos los 9 de Octubre me pasa lo mismo,no digo que no me duela…
    pero lo siento tan vivo,en tanta gente, en tantos lugares del mundo,que termino pensando como digo siempre.
    “El día que dispararon al CHE, pero no pudieron matarlo”, porque decir que el CHE vive, no es una frase hecha,es algo que en el sentir de la gente se demuestra permanentemente.
    te mando un beso,claudia

    Me gusta

  8. Pingback: Noticias LA » Blog Archive » Tres estatuas del Che en Santa Clara

  9. No es que he visto tantas pero de las tantas que he visto hay dos estatuas que me han maravillada. La primera fue “en vivo” en el Parque Central de Nueva York, en donde vivo: Marti cabalgando, en mera Guerra de Independencia, con las riendas sueltas y sus dos manos en el pecho tratando de tapar la herida fatal. Y la segunda, el Che con su fusil, erguido en Santa Clara.

    Gracias Norelys.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s