Love, USAID

En opinión del activista social asturiano Javier Arjona, la USAID “se presenta como avanzadilla para intervenciones militares y como conspiradora cuasigolpista estos días en Venezuela, y otros días en Haití, en Bolivia, en Ecuador, en el Congo y en Paquistán”.

La USAID , principal beneficiaria del Departamento de Estado con un presupuesto de 850 millones de dólares anuales, confiesa de manera pública haber dilapidado el dinero del contribuyente norteamericano en su guerra sucia contra Cuba.

El prontuario acumulado desde su nacimiento, en 1961, contempla como “proezas” el crear, organizar y financiar la contrarrevolución con tal de fragmentar la sociedad y mostrar una imagen distorsionada del primer país socialista en el área.

El sitio www.USAspending.gov, del gobierno de Estados Unidos, publicó que sólo el total destinado para “construir la democracia” en tierra cubana ascendió a 13,3 millones dólares en el año fiscal 2007 y, para 2010, rebasó los 20 millones de dólares.

Partidos políticos disidentes, agrupaciones como las Damas de Blanco, y otros individuos implicados en estas lides, recibieron tajadas amplias de esos recursos, a la par de proyectos específicos en el orden cultural y del pensamiento, destinados a socavar los pilares del proceso iniciado en 1959.

La agencia estatal estadounidense combina sus acciones con el resto de la red imperial de injerencia en América Latina y sus agentes actúan bajo la sombrilla de organizaciones de derecha, inventadas según las circunstancias y patrocinadas por otras representantes estadounidenses.

El Instituto Republicano Internacional (IRI), el Instituto Democrático Nacional, la Freedom House, y otras más, sirven de fachadas para estas actividades de penetración, siempre rectoradas por la CIA.

Con credencial de delegados de la USAID , agentes de la CIA y expertos en técnicas de torturas, como Dan Anthony Mistrione, impartieron cursos de adiestramiento a policías y militares latinoamericanos a finales de los 70, en un programa secreto de destrucción de las fuerzas de izquierda.

En Haití, la USAID participó en la organización y financió a las agrupaciones que encabezaron la revuelta de febrero de 2004, la cual terminó con la deposición, secuestro y expulsión del presidente constitucional Jean-Bertrand Aristide.

Hacia agosto de 2005, la vieja arma de subversión estadounidense reforzó sus posiciones en Honduras, donde era probable la victoria del moderado Manuel Zelaya en las elecciones de noviembre.

Frente a su decisión de sumar su país a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, luego de su victoria, el Departamento de Estado cedió a la USAID en ese territorio centroamericano 39,2 millones de dólares, en 2008.

Esto posibilitó fortalecer al sector privado para que obrara como contrapartida ante las reformas sociales de Zelaya, pero al unísono permitió atender de manera directa a la población vulnerable y así restar arraigo a los cambios promovidos por el gobierno a favor de estos sectores.

Para desarrollar la actividad entre los campesinos, la USAID promovió el programa “Campesino a Campesino”, versión modificada del “Pueblo a Pueblo”, que intentaron utilizar en Cuba como vía para introducir sus ideas y colaboradores dentro de la población.

Problemas de medio ambiente, suministro de agua, e incluso la atención a infantes contagiados con el VIH/SIDA, abarcaron las donaciones del ente en Honduras y sentaron condiciones para el golpe de Estado contra el presidente constitucional, el domingo 28 de junio de 2009.

En Bolivia, estimuló la balcanización, con fondos para acciones violentas y hasta para un golpe cívico -prefectural contra el primer mandatario indígena, Evo Morales, quien asumió la presidencia en 2006.

La USAID abrió en ese país suramericano una Oficina para las Iniciativas hacia una Transición (OIT), supuestamente encargada de reducir tensiones en zonas de conflicto y apoyar la preparación de los eventos electorales, desde marzo de 2004.

Esta representación entregó entonces, a través de la Casals & Associattes, Inc., más de 13,3 millones de dólares que pasaron a manos de los directivos bolivianos de 379 organizaciones, partidos políticos y proyectos, en medio del progresivo arraigo popular del líder cocalero.

Con éste en el poder, USAID- OIT enfocó sus esfuerzos para combatir e influir sobre la Asamblea Constituyente y estimular el separatismo de regiones ricas en recursos naturales, como Santa Cruz, Cochabamba, Beni, Pando y Tarija, acciones que llevaron a solicitar su expulsión.

De modo similar, en Venezuela, financió y apoyó a los artífices del golpe de Estado del 11 de abril de 2002; otorgó cientos de becas a organizaciones sociales, comunidades, partidos y proyectos políticos; y entregó decenas de dólares por “asistencia técnica” a los opositores de Hugo Chávez.

Pero los tentáculos de este pulpo de la llamada cooperación para el desarrollo, arma de penetración, vía dinero, de la época de la Guerra Fría , trascienden las fronteras latinoamericanas.

Tras la invasión y ocupación de Iraq, en abril de 2003, asumió la entrega de la ayuda bilateral a las compañías norteamericanas asentadas en el país árabe y su rol es incuestionable en cuanto a la articulación de la oposición al decapitado Sadan Hussein.

La USAID distingue por su actividad también en Afganistán y Pakistán, países víctimas de las guerras desencadenadas en los últimos decenios, con la misión de lavar la cara de las intervenciones.

Barack Obama invierte casi 40 mil millones de dólares anuales en esta empresa de inteligencia, cuyos objetivos declarados sólo sirven para engañar, espiar, penetrar y favorecer los intereses de quienes se creen, hasta ahora, los dueños del mundo, concuerdan analistas.

Múltiples son las evidencias de la incidencia en los conflictos arreciados en el presente siglo en el Oriente Medio y poco extrañará que afloren otras pruebas del cabal cumplimiento de la misión asignada desde su fundación a la USAID : explayar y afianzar por el mundo el poder de Estados Unidos. (Tomado de “USAID y el arte de la subversión” por Prensa Latina)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s