El cinismo de Ted Cruz

Norelys Morales Aguilera.- Nos encontramos ante la presencia de una intromisión mayúscula que debemos a un congresista republicano, quién fue aspirante a la presidencia de Estados Unidos Ted Cruz, cercano colaborador de Donald Trump y uno de los artífices de las sanciones norteamericanas contra Cuba y Venezuela.

El señor Cruz al Señor Cruz no le basto lo que le sucedió con Manuel López Obrador, que abrió el expediente de la soberanía mexicana, y ahora se entromete en los asuntos de Argentina enviando una carta al secretario de estado Antony Blinken pidiendo que sea sancionada Cristina Fernández de Kirchner. Ted habla desde el país que más sanciones ha impuesto en el mundo.

El pueblo argentino ha reaccionado en protesta ante la injusticia que pretende ser justicia en Argentina y por ende, ante el desplante de congresista que es bien conocido en Cuba por su Alianza a la llamada mafia cubano americana.

El asunto tiene algo más que la prepotencia que caracteriza a estos personajes. Se trata de la política Estados Unidos en el orden geopolítico mundial. A Europa la han doblegado, pero al final no han conseguido los verdaderos objetivos que se proponen contra Rusia, y en Asia lleva la preminencia contra ir contra China, que es otro de los objetivos a los que se enfila Estados Unidos.

Pero al final es América Latina a quién consideras tu patio trasero el destino de su gran política, porque en estas tierras de América hay recursos y mano de obra. Necesitan de América Latina y el Caribe y quieren doblegarla.

Esa es esa es la gran jugada que anuncia Ted Cruz, un peón de mala muerte qué ha revelado el verdadero interés del imperio y por otro lado a unido más al pueblo argentino. Cristina es inocente y los argentinos sabrán llevar a buen puerto la victoria de la vice mandataria.

La injusta “justicia” de la derecha antidemocrática macrista intenta replicar el recurso, que se urdió desde Estados Unidos con los corruptos locales para impedirle a Lula llegar a la presidencia de Brasil

En Argentina tratan de eliminar a Cristina Fernández del escenario político. Eso también lo ha revelado el cínico de Ted Cruz, en resumidas cuentas un lobista contra Cuba y América Latina y el Caribe.